3 deliciosas recetas de pasta con 3 quesos diferentes

Como sabéis, la gastronomía italiana sobresale, sobre todo, por la pasta y la pizza. Si sois amantes de la cocina italiana, estáis de suerte. Hoy, desde Cabesota, os enseñaremos a cocinar la pasta de 3 formas diferentes.

Lo curioso de las recetas es que son aptas para todos los, tiempos, gustos y habilidades culinarias. Tres recetas, tres tiempos de elaboración: 5 minutos, 50 minutos y 5 horas respectivamente.

Solo tenéis que elegir cuál os llama la atención y aventuraros a probarla. Cualquiera de las tres resulta un regalo para el paladar; así pues, comencemos:

Espaguetis al pesto

Una receta sencilla, además de un clásico de la gastronomía italiana, perfecta para quienes tienen poco tiempo para cocinar. Tenéis que probar este delicioso pesto, elaborado con nuestra variedad de queso curado de oveja en aceite virgen extra. No os arrepentiréis, garantizado.

Ingredientes:

  • 250 gr. de pasta de espinacas
  • 20 hojas de albahaca
  • 3 dientes ajo
  • 40 gr. de piñones
  • 70 gr. de queso curado de oveja en aceite virgen extra
  • Aceite de oliva
  • Pimienta negra molida
  • Sal

Elaboración:

  • Ponemos agua a hervir y añadimos una pizca generosa de sal. Cuando llegue a ebullición echamos la pasta y cocemos según las instrucciones del fabricante. En nuestro caso fueron 5 minutos.
  • A continuación tostamos los piñones a fuego medio alto durante 2 minutos. Después los echamos en un procesador de alimentos junto a los dientes de ajo (quitamos previamente el germen), la albahaca fresca, el queso previamente rayado, salpimentamos al gusto y, por último, un buen chorreón de aceite de oliva. Procesamos hasta que todos los ingredientes se integren perfectamente, formándose una pasta verde.
  • Retiramos la pasta del fuego y guardamos un vaso de agua con la que la hemos cocido.
  • Posteriormente ponemos el pesto en un bol y le añadimos el vaso de agua. Mezclamos, añadimos la pasta cocida y volvemos a mezclar antes de servir.

Pasta fresca con salsa carbonara

Una receta que os llevará más tiempo, sobre todo por la elaboración de la pasta fresca, para la que necesitaréis una máquina de Creedme cuando decimos que merece la pena probarla, pues su sabor no tienen nada que ver con la que podamos comprar ya hecha. Además, la integración del queso de romero Cabesota a la receta, le da un toque único que tenéis que probar.

Ingredientes:

  • 400 gr. de harina
  • 6 huevos
  • 2 yemas de huevo
  • 100 gr. de queso de romero
  • 200 gr. de panceta
  • 1 cucharada de mantequilla
  • Sal
  • Aceite de oliva

Elaboración:

  • Ponemos la harina sobre una superficie para amasar y hacemos un agujero en mitad, como si fuese un volcán, pero sin llegar hasta la tabla o encimera. En ese hueco echamos 3 huevos, una yema, una pizca de sal y un chorreón de aceite de oliva. Después, batimos sobre el montón de harina y cuando estemos terminando echamos harina por encima, para incorporar los ingredientes.
  • Posteriormente deberemos amasar con las manos durante un buen rato. Si vemos que nuestra masa está un poco seca, incorporamos un poco de aceite de oliva y seguimos amasando. Transcurridos 5 minutos, podemos echar nuestra masa en una amasadora eléctrica y acelerar el proceso. Cuando la tengamos, envolvemos la masa en papel film y dejamos que repose durante 20 min.
  • Dividimos la masa de pasta en 4 porciones, más o menos iguales, que iremos introduciendo primero en la parte para estirarla (hasta 3 o 4 veces cada trozo) y posteriormente en la ranura para cortarla con forma de tallarines. Cuando tengáis toda la pasta cortada, la colgamos y dejamos que seque.
  • En una sartén, doramos la panceta durante un par de minutos a fuego medio alto y retiramos, dejando la grasa que ha soltado la panceta en la sartén.
  • Batimos 3 huevos y 1 yema en un bol, salpimentamos al gusto. En otro bol rayamos el queso y posteriormente le añadimos el huevo.
  • Ponemos a cocer la pasta durante 3 minutos y medio, pero no la echaremos hasta que el agua esté hirviendo y hayamos añadido un poco de sal.
  • Echamos la pasta cocida, previamente colada, en la sartén con la grasa de la panceta, removemos y añadimos un poco de agua de la cocción de la pasta. Transcurrido apenas un minuto, apagamos el fuego y añadimos el huevo con el queso. Removemos y finalmente añadimos la panceta.
  • Servimos en un plato, añadimos un poco de pimienta y queso al gusto. ¡Listo!

Tortiglioni con salsa de tomate y osobuco

Una receta que, aunque bastante fácil, tardaréis 5 horas en elaborar. Allá vamos:

Ingredientes:

  • 3 filestes de Osobuco
  • 1 cebolla
  • 3 dientes de ajo
  • Guindillas (al gusto)
  • Pimentón picante
  • 1 zanahoria
  • Orégano seco
  • Pasta de tomate
  • Vino tinto
  • 1 kg. y 600 gr. Tomate triturado
  • Albahaca fresca
  • Queso curado cabesota

Elaboración:

  • Marcamos el osobuco y mientras troceamos la cebolla, la zanahoria, los ajos y las guindillas. Retiramos el osobuco del fuego, añadimos un poco de aceite de oliva y pochamos la cebolla, el ajo y la guindilla.
  • Salteamos y añadimos la pasta de tomate, el orégano y un chorreón de vino tinto. Reducimos el alcohol y echamos pimienta al gusto, sal y parte del triturado. Ponemos el osobuco en la olla y cubrimos con el resto del tomate triturado. Finalmente corregimos la sal y echamos la zanahoria troceada y 10 hojas de albahaca fresca.
  • Removemos bien y ponemos a fuego medio bajo. Dejamos cocinar durante 4 horas. Cuando esté listo retiramos los huesos del osobuco y la albahaca.
  • Antes de retirar la salsa del fuego, cocemos la pasta, según las instrucciones del fabricante.
  • En la olla, a fuego medio, ponemos parte de la salsa de tomate y añadimos la pasta cocida. Cuando esté caliente, añadimos unos dados de mantequilla y esperamos a que se funda con la salsa.
  • Servimos la pasta, acompañándola con unos trozos de carne de osobuco y más tomate. Para finalizar, rayamos queso curado Cabesota al gusto y listo.

Por si tenéis alguna duda, aquí os dejamos el vídeo en el que podréis ver la elaboración de cada una de estas recetas. Desde Cabesota os animamos a que la probéis y compartáis con nosotros todas vuestras impresiones. ¡Buen provecho!

Aprende a diferenciar los tipos de queso como un profesional

Seguramente alguna vez hayáis acudido a un evento (bodas, fiestas, etc.) donde, entre los múltiples aperitivos, os hayan dado a degustar un queso que despertará vuestra fascinación. En estos casos, siempre que no seáis expertos en la materia, lo único que pudisteis sacar en claro es si os gustó o no. Sin embargo, al igual que ocurre con el vino, en el arte de la elaboración de quesos existen muchos matices.

Así pues, a la hora de saber qué tipo queso estamos comiendo, conviene conocer al menos los métodos clasificatorios generales. De este modo, la próxima vez no volverán a pillaros desprevenidos y sabréis identificar de qué tipo de queso se trata.

Los criterios para la clasificación del queso son múltiples, ya que pueden basarse en cuestiones documentales, jurídicas o tecnologías. Sin embargo, los criterios de clasificación más utilizados son:

Por el tipo de leche

Además de su clasificación por el origen de la leche del animal (cabra, oveja, entre otros), los quesos también se clasifican por los diferentes tratamientos o calentamientos de la leche antes de empezar su proceso de elaboración:

Leche cruda

Es el queso elaborado con leche que no ha sido calentada a una temperatura superior a 40º C ni sometida a un tratamiento de efecto equivalente.

Leche pasteurizada

Como su propio nombre indica, son aquellos quesos elaborados con leche pasteurizada, la cual se obtiene al calentar la leche a una temperatura comprendida entre los 72 y 76 grados centígrados durante 15 segundos, o bien entre 61°C y 63º C durante 30 minutos, seguido de un enfriamiento inmediato.

Leche Termizada

Son aquellos quesos en los que se ha utilizado leche que ha tenido un tratamiento térmico, que consiste calentarla a temperatura de entre 57°C y 62°C durante 15 ó 20 segundos, seguido de un enfriamiento inmediato.

Leche Micro-Filtrada

Son quesos elaborados con leche que ha sufrido una micro-filtración. Este proceso consiste inicialmente en separar la nata de la leche; posteriormente se filtra la leche desnatada a través de unas membranas muy delgadas que atrapan las bacterias y, finalmente, a esta leche filtrada se le incorpora la nata en proporciones adecuadas.

Por el tipo de elaboración

Atendiendo al dónde y quién, así como qué procedimientos se utilizan, los quesos se pueden clasificar en:

Quesos «Fermier» o de Granja

Quesos elaborados con métodos tradicionales y en la propia granja, utilizando únicamente la leche cruda procedente de animales criados en su explotación.

El resultado son quesos de alta calidad, de producción limitada en cantidad y donde la estacionalidad afecta a la singularidad del queso. Además, el quesero interviene en todas las partes del proceso, desde el manejo y alimentación del ganado, hasta la elaboración y maduración del queso. Del mismo modo que ocurre con los quesos artesanales, no existe ningún proceso automatizado y continuo, aunque puede disponerse de algún tipo de ayuda mecánica.

Quesos Artesanales

Quesos elaborados siguiendo métodos tradicionales y generalmente mediante estructuras pequeñas que suelen oscilar entre 1 y 5 personas. La leche procede de granjas cercanas a la quesería, siempre controladas por el quesero. Pueden ser elaborados con leche cruda o pasteurizada. En su elaboración interviene constantemente el quesero, sin tener ningún proceso automatizado.

Quesos Latiere o de cooperativas

Quesos elaborados con leche de los propios cooperativistas en instalaciones destinadas para este fin. En estos casos los quesos se producen por procesos semi-automatizados, lo cual permite que se produzcan en mayores cantidades.

Quesos Industriales

Como su propio nombre indica, estos quesos son un producto industrial obtenido a partir de leche adquirida a diferentes granjas, a veces muy distantes unos de otras, con un proceso de fabricación automatizado que se realiza a gran escala. De ahí su necesidad de estandarizar la materia prima (leche), con el indispensable uso de la pasteurización, termización o micro-filtración.

Por el tipo de maduración

Atendiendo al tipo maduración, en el caso de que la hubiere, los quesos se clasifican de la siguiente manera:

Queso fresco

Preparado para el consumo tras finalizar el proceso de elaboración.

Queso madurado

Queso que, tras el proceso de elaboración, requiere mantenerse durante cierto tiempo a una temperatura y en condiciones específicas, necesarios para que se produzcan los cambios físicos y químicos característicos del mismo.

Por el sabor

El gusto y el sabor son tan subjetivos, que en la clasificación de quesos debemos regirnos en términos de intensidad.

Intensidad fresca o dulce

Los quesos de intensidad fresca son aquellos que su sabor es ligeramente ácido y láctico, mientras que los de intensidad dulce se caracterizan por una cremosidad alta. Así, la intensidad fresca podemos encontrarla, por ejemplo, en el queso de Burgos, cuajadas, petit suisse o quesos de cabra lácticos. Por otro lado, los de intensidad dulce los encontramos en los quesos enriquecidos con crema (Brillat Savarin, Chaurce) y en quesos de muy poca maduración.

Intensidad poco pronunciada

Quesos cuya maduración es corta y con sabores marcados (sobre todo a leche y a mantequilla). Esta intensidad corresponde a quesos de pastas blandas (Camembert, Brie, Coulommiers), como de pasta prensada, es decir, de menos de 2-3 meses de maduración (Reblochon, Cantal).

Intensidad pronunciada

También conocidos como «quesos con carácter», son aquellos cuya maduración está en su punto, predominando sabores como leche cocida, cereales, frutos secos o vegetales. En este grupo podríamos incluir los quesos de pasta cocida afrutados, como por ejemplo Gruyère o los Beaufort, así como los de pasta azul blandos, como el Cashel Blue y de cabra de pasta prensada semicurados.

Intensidad fuerte

El sabor de estos quesos tiene un toque picante que se mezcla con las características aromáticas del propio queso, además de tener un punto salado razonable. Entre otros, los encontramos frecuentemente en quesos de pasta blanda y de corteza lavada, tales como el Livarot, Maroilles, Epoisses o Munster; en quesos azules como el Fourme d’Ambert o Montbrison o en quesos de pasta prensada curados.

Intensidad muy fuerte

Algo más picante que la intensidad fuerte, más duradera. Pueden ser incluso ligeramente agresivos y tienen un punto de sal más pronunciado. Los encontramos en algunos quesos azules o en quesos muy curados (añejos), así como en quesos con doble fermentación (Tupi, Gaztazarra).

Receta de tarta de queso curado, un regalo para los amantes del queso

Queridos amantes del queso, desde Cabesota queríamos compartir con vosotros una receta, la cual estamos convencidos que no dejará indiferente a nadie. Se trata de una tarta de queso muy muy especial, elaborada con nuestra variedad:

Queso curado puro de oveja Cabesota

Comprar : Queso de oveja puro Cabesota

Un postre gourmet cuyo secreto reside en su intenso sabor, único gracias a nuestro queso curado, de un regusto amaderado y penetrante. Y aunque se trata del compañero perfecto de un tinto de cuerpo medio, como podría ser la variedad Shiraz o Merlot, hoy lo usaremos para obtener esta deliciosa tarta.

No debéis preocuparos si no sabéis cocinar, pues la receta de tarta de queso curado no requiere grandes conocimientos o habilidades de repostería. Todo lo contrario, ¡es sencillísima de hacer! Por tanto, todo son ventajas, así que no tenéis excusa para daros semejante capricho.

Pero antes de ver cómo hacer la tarta de queso curado, esto es lo que vais a necesitar:

Ingredientes para la tarta de queso curado de oveja

  • 300 gr. de queso curado
  • 300 gr. de queso crema
  • 50 gr. harina de trigo
  • 100 gr. de nata para cocinar
  • 6 huevos frescos
  • 250 gr. de azúcar

Elaboración de la tarta de queso Cabesota de oveja curado

  • Ponemos el horno a precalentar a 200º C y forramos un molde para tartas con papel de pergamino.
  • En el bol de la Thermomix, echamos todos los ingredientes. Es decir, el queso curado, el queso crema, la harina, la nata, los huevos y el azúcar. Batimos.
  • Si tenéis Thermomix o similar, mejor que mejor, aunque también podréis mezclar todos los ingredientes con la ayuda de una batidora normal, a la velocidad y potencia adecuadas.
  • Cuando todos los ingredientes se hayan mezclado bien, echamos la mezcla, con cuidado para no derramar nada, en el molde para tartas forrado con papel pergamino.
  • Horneamos durante 40 min. intentando que la parte de arriba quede un poco dorada. Para ello podemos poner el grill una vez transcurrido el tiempo de horneado.
  • Sacamos del horno y dejamos enfriar, para después meterla en el refrigerador durante unas horas antes de servir. Así conseguiremos la textura deseada.

¡Listo! Más rápido y fácil imposible. A continuación os dejamos con el siguiente vídeo, donde podréis ver la preparación de la receta de tarta de queso curado de forma más ilustrativa. Animaros a probarla y contarnos qué tal los resultados. En Cabesota aún nos estamos chupando los dedos con la nuestra…

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Buenos días cheeselovers! Esta semana la empezamos fuerte, con esta sencilla recetita que os hemos preparado de nuestra exitosa tarta de queso curado de oveja 😋. Esperamos que os guste y la pongáis en práctica. ¡Ya nos contaréis! INGREDIENTES: 🍰 300 gr. de queso curado 300 gr. de queso crema 50 gr. harina de trigo 100 gr. de nata para cocinar 6 huevos frescos 250 gr. de azúcar 1. Ponemos el horno a precalentar a una temperatura de 200º C y forramos un molde para tartas con papel de pergamino. 2. En el bol de la Thermomix/licuadora/batidora, echamos todos los ingredientes: el queso curado, el queso crema, la harina, la nata, los huevos y el azúcar. Y batimos para mezclar bien los ingredientes. 3. Cuando todos los ingredientes se hayan mezclado bien, echamos la mezcla, con cuidado de no derramar nada, en el molde para tartas forrado con papel pergamino. 4. Ahora sí, horneamos durante 40 min. intentando que la parte de arriba quede un poco doradita. Para ello, podemos poner el grill unos minutitos una vez transcurrido el tiempo de horneado. 5. Sacamos del horno y dejamos enfriar a temperatura ambiente. 6. Una vez que nuestra tarta haya bajado de temperatura, la metemos en el refrigerador durante unas horas para así conseguir la textura deseada. Visita 📲 www.cabesota.com 🌍 y consigue tus ingredientes! #gourmet #gourmetartistry #gourmetfood #cheese #cheeselove #cheesevariety #queso #quesodeoveja #tartadequeso #cheesecake #gastronomía #spanishcheese #spanishfood #tiendaonline #tiendagourmet #quesocurado

Una publicación compartida de CabeSota Quesos (@quesoscabesota) el